Siempre es hoy

Esperar, detenerse y dejar de ser hasta mejor ocasión, es una pequeña muerte. Pues al enfocar tu atención en lo que no coincide con tu deseo, dejaras de ver lo que existe que te permitiría seguir vivo plenamente.

Si esperas a mañana, a otro momento, a un futuro, te habrás apeado de la vida hasta entonces y ese futuro quizás no llegue nunca por no haber vivido anteriormente lo que el momento te proponía; seguramente lo que te faltaba por vivir para que tu deseo fuera posible.

En cada instante la vida nos invita a participar en el mundo, de acuerdo a lo que tu psique necesita actualizar conscientemente a través de la interacción con él. De ahí que tu seas la vida, pues adentro y afuera, materia y psique, lo que eres y lo que vives, es una y la misma cosa. Desdeñar lo que hay en tu mundo es despreciar lo que eres. Pues eres más tu por lo que es ahora que por lo que imaginabas que tendría que ser.

Atiende a lo que hay, acepta y vive plenamente, ahora, al disolver la idea de que llegará un día en el que haya algo más; pues ese día será un ahora, como el de hoy, y solo te sentirás colmado si vives cada instante con la plenitud que la vida se merece.

Vive ahora, ama la vida y no tendrás que esperar ningún futuro mejor para sentir plenitud en ti.

Luis Jiménez.

Foto por: Taymaz Valley