6.- No existen fracasos sino experiencias.

La sensación de fracaso es la resultante de una mirada dualista que valora la vida en función de lo que se ha imaginado como éxito. De nuevo nos encontramos ante un movimiento proyectado que se sujeta a un único resultado como expectativa de logro. Una mirada posesiva que centra su visión en la vida inventada por el yo, que lineal y egocéntrica marca el futuro como una prolongación del pasado.

El éxito como marca de vida, el progreso como ampliación de lo conocido, el crecimiento lineal como meta de desarrollo, y el reconocimiento externo como objetivo existencial, nos anclan en la idea de que si tienes éxito vivirás feliz.

Ya hemos hablado de la mirada dual, de la concepción psíquica del tiempo como un agente creador de oposiciones, de tendencias extremas que se solapan dentro de la misma línea de fuerza que las sostiene a ambas. Por ello si buscas el éxito vivirás el fracaso, si buscas el placer te toparás con el dolor, si buscas la riqueza conocerás la miseria y así podríamos pasearnos por el muestrario de tendencias complementarias y opuestas que sostienen la mirada chata del mundo, este mundo en el que buscamos la plenitud manteniendo la idea de logro a través de una sola polaridad.

Existe una posibilidad de salir de ese baile de opuestos, de trascender los pares de opuestos, pues según el Kybalion: «Todo es dual; todo tiene polos; todo tiene su par de opuestos; semejante y desemejante son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado: los extremos se encuentran; todas las verdades no son sino medias verdades; todas las paradojas pueden ser reconciliadas.» de ahí que en cualquier tendencia particular está inmersa su versión contraría, de manera que si persigues una , no podrás evitar la otra.  Pero sigamos con el fracaso, está claro que el fracaso absoluto no existe, como tampoco existe el éxito absoluto, la alternancia entre estas dos tendencias, en proporción a las características que vivimos cada día, facilitan la identificación con el sentimiento que generamos ante ellas. Pero ¿qué es el fracaso? Sino la valoración, a la baja, de un resultado que no se ajusta a la expectativa que teníamos previamente a él. Pero ¿realmente es un fracaso que no coincidan nuestras ambiciones con lo que está sucediendo? ¿Cuántas cosas no sucedieron como esperabas y más tarde te alegraste de que no hubiera sucedido, o te alegraste de lo que sucedió en su lugar?

Si salimos de la mirada dual fracaso versus éxito podemos integrar la idea de experiencia que valora el aprendizaje que obtienes de la vida en cada asunto vivido. Con esto no digo que rechacemos el éxito, pero si nos centramos en el desarrollo, en la vida presente, el éxito también será una experiencia no un objetivo y nos permitirá adquirir un aprendizaje mientras esté en nuestra vida. La contemplación de la vida mientras se vive consciente, aceptando el escenario como una recreación del Ser que dispone el tablero para el aprendizaje perpetuo, nos saca de la oscilación manifiesta que la vida lineal, chata y centrada en las coordenadas del tiempo nos hace creer que es la realidad.

Bueno, malo; correcto incorrecto; verdad, mentira; no dejan de ser valoraciones particulares desde posiciones supuestamente absolutas que impiden trascender el baile de opuestos que posibilitarían contemplar una realidad más completa, donde las polaridades no son más que los extremos de esa coordenada fuente que ahora muestra todo su espectro, tras la trascendencia de los opuestos. Así que si tomamos la idea fuente Experiencia como campo de fuerza que sostiene en el tiempo a fracaso y éxito como polaridades incompletas de la unidad experiencia, y nos centramos en la experiencia como realidad, éxito y fracaso disolverán su significado y aunque se expresen en nuestra vida ya nunca más nos harán bailar.

Vive la experiencia y nunca te sentirás fracasado. Aprende de la experiencia y el éxito será una nueva posibilidad de aprender de ti.

Ama y la dualidad se disolverá

Pronto el punto 7

Seguimos amando

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>